Shares

Hola padres, madres y lectores,

Espero esta semana haya sido buena y no hayas llegado al fin de semana agotado. En mi caso, ya no sé si descanso más en fin de semana o los días laborables ^_^’.

Cerramos el mes de Wagner con este episodio dedicado a la música clásica que se ha compuesto evocando al mar. Richard Wagner compuso algunas piezas que describen un barco en altamar o un río que fluye, por ejemplo. Pero por supuesto, no ha sido el único compositor que se ha inspirado en el mar. ¡Hay tantas piezas que nos pintan el océano!

Además, el mar no es el único personaje principal de este episodio: también recordamos a la lluvia y a la tormenta.

¡Disfruta del episodio!

 

La música que podrás escuchar en este episodio

  • 01:19 La Mer de Claude Debussy. Compuesta entre 1903 y 1905 por el compositor francés Claude Debussy, es una de las tres obras orquestales que él compuso. Es mundialmente representada en todas las temporadas de las principales orquestas. Al principio no fue muy bien recibida, pero con el tiempo cambió la percepción. Curiosamente, a pesar de que el mar estuvo muy presente en su infancia, para La Mer prefirió inspirarse en pinturas de paisajes marinos, aunque terminó la obra en la costa del Canal de la Mancha. Tiene tres movimientos y dura aproximadamente 24 minutos. 1.De l’aube à midi sur la mer [Desde el amanecer hasta el mediodía en el mar] 2.Jeux de vagues [Juegos de olas]  3. Dialogue du vent et de la mer [Diálogo del viento y el mar]. Es maravillosa. Tienes que escucharla completa.
  • 04:38 A Sea Symphony de Ralph Vaughan Williams. Escrita entre 1903 y 1909, es la sinfonía más larga que compuso Vaughan Williams; dura aproximadamente 70 minutos y tiene 4 movimientos. Tenía 30 años cuando comenzó a trabajar en ella. Esta obra destaca por su uso del coro en todos los movimientos de la sinfonía. ¿Y qué cantan? Pues Williams usó el texto de Walt Whitman, Leaves of Grass (Hojas de Hierba). Los poemas son:

Una canción para todos los mares, todas las naves.

Contempla el mar en sí mismo,

Y en su ilimitado pecho levantado, las naves;

Mira, donde sus blancas velas se embolsan en el viento, manchan el verde y el azul.

Mira, las barcazas yendo y viniendo, entrando o saliendo del puerto,

Mira, oscuros y ondulados, los largos banderines de humo.

Contempla el mar en sí mismo.

Y en su ilimitado pecho levantado, las naves.

Hoy, un tosco y breve recitado,

De las naves que navegan los mares, cada una con su bandera o su señal,

De anónimos héroes en los barcos,

De olas extendiéndose y extendiéndose más allá de lo que el ojo logra alcanzar,

De la espuma veloz, de los vientos que silban y soplan,

Y además un canto para los navegantes de todas las naciones,

Apropiado como una oleada.

De los capitanes del mar, jóvenes o viejos, y los compañeros, y todos los intrépidos navegantes,

De los pocos, muy contados, taciturnos, a quienes el destino nunca logra sorprender ni la muerte consternar,

Escogidos sin esfuerzo y sin ruido por ti, viejo océano, escogidos por ti,

Mar que escogiste y culminaste la carrera a tiempo, y uniste a las naciones,

Amamantados por ti, vieja enfermera ronca, personificándolos,

Indomables y salvajes como tú.

 

¡Alardea, oh mar, tus banderas separadas de naciones!

¡Alardea, visibles como nunca las muchas banderas y señales!

Pero reserva para ti y para el alma del hombre una bandera por sobre todo el resto.

Una señal tejida con el espíritu para todas las naciones, emblema del hombre que supera la muerte,

Símbolo de todos los capitanes valientes y de todos los marinos y los intrépidos compañeros,

Y de todos aquellos que se hundieron cumpliendo su deber,

Reminiscencias de todo ello, entrelazadas, de todos los capitanes, jóvenes y viejos,

Un banderín universal, ondeando sutilmente a toda hora, sobre los valientes navegantes,

Todos los mares, todas las naves.

 

En la playa a la noche, solo

 

En la playa a la noche solo,

Mientras la vieja madre la mece cantando su ronca canción,

Mientras observo brillar las estrellas, pienso en la clave del universo y del futuro.

Una vasta similitud lo entrelaza todo,

Todas las distancias del espacio, sin embargo, son anchas,

Todas las distancias del tiempo,

Todas las almas, todos los cuerpos con vida son, empero, tan distintos,

Todas las naciones, todas las identidades que hayan existido o puedan existir,

Todas las vidas y las muertes, las del pasado, el presente y el futuro,

Este vasto interludio las atraviesa, y las ha atravesado siempre,

Y las atravesará por siempre y las mantendrá unidas y juntas.

 

Scherzo: Las olas

 

Después del barco, después de los vientos silbantes,

Después de las velas blancas y grises tensas en sus mástiles y cuerdas,

Debajo, una miríada, innumerables olas agitándose, elevando sus cuellos,

Tendiendo en flujo incesante hacia la pista del barco,

Olas oceánicas, burbujeando y gorgoteando, entremetiéndose valientes,

Olas, olas ondulantes, líquidas, desparejas, olas diferentes,

Hacia la corriente arremolinada, riendo y animadas en sus curvas,

Donde el gran vehículo navega y clavando marcas desplazó la superficie,

Olas grandes y pequeñas en la extensión del océano que fluye con ansias,

La estela del barco después que pasa, rápido y juguetón bajo el sol,

Una procesión multicolor con una mancha de espuma y muchos fragmentos.

Siguiendo al seguro y veloz barco, en la estela que continúa.

 

Los exploradores.

 

Oh, extensa imagen, nadando en el espacio,

Toda cubierta con visible poder y belleza,

Alternando luz y día y la pululante oscuridad del espíritu,

Altas e inenarrables procesiones del sol y de la luna y las incontables estrellas arriba,

Debajo la variedad de hierbas y de aguas,

Con inescrutable propósito, alguna intención profética escondida,

Ahora primero parece que mi pensamiento comenzara a atravesar el tuyo,

Desde los jardines del Asia que descienden,

Adán y Eva aparecen, y luego su innumerable descendencia,

Vagando, anhelantes, con búsquedas inquietas, con cuestionarios, asombrados,

Sin forma, febriles, con corazones jamás felices, con ese incesante y triste estribillo,

– “¿Por qué, insatisfecha alma? ¿Sufrimiento o farsa de vida?”,

¿Quién calmará a estos niños febriles?,

¿Quién justifica estas exploraciones imprudentes?

Sin embargo el alma está segura que el primer intento continúa, y será llevado a cabo,

Quizás incluso ahora el tiempo ha llegado.

Después de que todos los mares sean cruzados,

Después de que los grandes capitanes hayan cumplido su trabajo,

Después de los inventores nobles,

Finalmente vendrá el poeta merecedor de ese nombre,

El verdadero hijo de Dios vendrá cantando sus canciones.

 

Oh, ya no podemos esperar más,

También nosotros tomaremos la nave del alma,

Felices nosotros, también nos lanzaremos a mares desconocidos,

Audaces por playas ignotas en olas de éxtasis en las cuales navegar,

En medio de los vientos flotando (presionándome hacia ti,

y tú hacia mí, oh, alma),

Cantando libremente, entonando nuestra canción divina,

Coreando nuestros cantos de exploración placentera.

 

Oh, alma que me haces feliz,

Navegando estos mares o en estas sierras, o caminando en la noche,

Ideas, ideas silenciosas, de tiempo y espacio y muerte, como agua que fluye,

Transpórtame en efecto por regiones infinitas,

Cuyo aire respiro, cuyas ondulaciones escucho, ámame por completo,

Báñame, oh Dios, en ti, montando mi alma y yo para recorrerte.

 

Oh, tú, trascendental,

Sin nombre, fibra y respiración,

Luz de la luz, vertiendo en los universos, tú el centro de ellos.

Me marchito velozmente en el pensamiento de Dios,

En la naturaleza y sus maravillas, tiempo y espacio y muerte,

Pero yo, girando, te llamo a ti, oh alma, verdadero yo,

Y tú gentilmente gobiernas las urbes,

Tú acompañas al tiempo, sonríes feliz a la muerte,

Y llenas por completo el vasto espacio.

 

Más grande que las estrellas y los soles,

Dirigiendo el alma su viaje hacia adelante,

¡Vamos, oh alma! ¡Eleven de inmediato el ancla!

¡Corten las amarras –partamos- sacudan todas las velas!

 

Naveguen hacia adelante, conduzcan sólo por las aguas profundas,

Imprudentes, oh alma, exploremos yo contigo y tú conmigo.

Porque estamos destinados adonde el marinero aún no se ha atrevido a ir,

Y arriesgaremos el barco, a nosotros mismos y todo.

 

¡Oh, mi alma valiente!

¡Oh, más lejos, más lejos navegaremos!

¡Oh, querida alegría, pero segura! ¿No son estos los mares de Dios?

¡Oh, más lejos, más lejos navegaremos!

 

  • 08:49 Miroirs, Une Barque sur l’océan de Maurice Ravel. Une barque sur l’océan (“Un barco en el mar”) es parte de la suite Miroirs compuesta por 5 movimientos. Fue compuesta entre 1904 y 1905. Originalmente era una obra para piano. El tercer movimiento de Miroirs es el que escuchamos en el episodio de hoy. Cuenta la historia de un barco desde que sale a navegar, las olas y las corrientes del mar que se encuentra en su paseo marítimo.
  • 14:02 Cloudburst de Eric Whitacre. En el mar no solo es tranquilidad, ¡también llueve! Aquí, el compositor contemporáneo estadounidense se basa en el texto de Octavio Paz El Cántaro Roto, y de hecho podemos escuchar la frase “la lluvia” al principio. Notable es que fue compuesta en 1991 cuando Whitacre tenía 21 años.
  • 17:46 La Tormenta de Jean Sibelius. Y por supuesto, no puede faltar una tormenta en alta mar. Jean Sibelius, compositor finlandés que vivió de 1865 a 1957, hizo música para la obra de Shakespeare “la Tormenta”. La obertura de dicha obra es lo que escuchamos en este episodio. Nos podemos imaginar vívidamente las olas que se acercan amenazadoramente a nuestro barco. Ésta obra fue compuesta entre 1925 y 1926

 

Sobre Richard Wagner y mensaje final

Richard Wagner no solo influenció a innumerables compositores que vinieron después de él y que nos abrieron un nuevo mundo musical (muchos incluso defienden que Wagner es el padre de la música atonal y otros de la música de metal), también influenció a otras áreas como la psicología y la música de industria cinematográfica.

En cuanto a la música de la industria cinematográfica, tenemos dos claros ejemplos: Star Wars y The Lord of the Rings. Ambos influenciados por el uso de leitmotifs. Te recomiendo este video de Javier Altozano en el que analiza la banda sonora de El Señor de los Anillos.

Richard Wagner también fue una persona muy interesada en la psicología y filosofía. Friedrich Nietszche se encuentra entre los contemporáneos que en algún momento intercambió ideas con Wagner. ¡Hasta en estos temas vemos la influencia de éste compositor!

En el ramo de la literatura, escritores y poetas como D.H. Lawrence, E. Dujardin, R.M. Rilke, entre muchos otros, fueron influenciados por el compositor.

 

 

Espero a los chicos les haya gustado este episodio y el contenido de este mes. 

Ha sido un placer y un honor estar con todos ustedes estos 7 meses y 33 episodios. Espero esta primera temporada del podcast les haya dejado tan buen sabor de boca como a mí y lo hayan disfrutado. Volveré con más episodios en la segunda temporada de Allegro Mágico que saldrá en Octubre de este año. Mientras tanto, seguiré mejorando episodios, subiendo nuevo contenido sobre libros y videos que pueden apoyar en el aprendizaje de la música de los niños, y entrevistas. Seguirán escuchando de mí :). 

¡Hasta la próxima temporada!

Gracias por todo,

Claudia

 

Más información

  1. http://wagnertripping.blogspot.com.es/2013/12/wagners-influence-on-music-opera.html

libro de la semana

Esta colección me gusta mucho por la forma tan sencilla de contar la biografía de los compositores. Hay algunos títulos en español como Tchaikovsky y Mozart. Desgraciadamente éste de Debussy aún no está disponible en nuestro idioma. Si el inglés no es impedimento, entonces te recomiendo éste libro en el que los niños conocerán a Claude Debussy (escribió La Mer que escuchamos en el episodio) y escucharán su música.
*Éste es un link de afiliados. Con la compra de cualquier producto en Amazon a través de éste link, Allegro Mágico recibe de Amazon un bono. Gracias por ayudar a Allegro Mágico. 

Video de la semana

*Éste es un link de afiliados. Con la compra de cualquier producto en Amazon a través de éste link, Allegro Mágico recibe de Amazon un bono. Gracias por ayudar a Allegro Mágico. 

Video de la semana

La magia que se siente al final de esta interpretación es palpable. TODOS podemos hacer música, ser parte de ella, y hacerla con nuestra voz y nuestro cuerpo. Con esto me quedo cuando veo este video. Espero te guste tanto como a mí.

Pin It on Pinterest