fbpx
Playlist Música clásica para viajar desde casa
Shares

Si te quedas en casa estos meses de Julio y Agosto o no vas a salir mucho, aquí tienes una selección de música clásica que les transportará a alguna ciudad o región del mundo.

Viaja con tus chic@s desde tu casa con nuestra playlist: a momentos clásica, a momentos diferente, pero todas las piezas musicales que aquí te comparto nos recuerdan un lugar, o simplemente la emoción y alegría de viajar.

 He añadido tanto la playlist en Spotify (a la derecha) como la descripción de cada pieza abajo por si prefieres añadir tus favoritas a tu playlist personal. 

1. Étude, op.10: no.2 «Chromatique» – Fréderic Chopin

Comienza tu aventura con tus hijos/hijas con este estudio al piano del compositor polaco residente de París. Parece como si fuera el comienzo apresurado de un viaje y a mí me recuerda al caos de preparar las maletas. ¿Qué les recuerda a tus niños o qué les hace imaginar?

Publicado por primera vez en 1833, Chopin compuso estos estudios para que sus alumnos mejoraran su técnica al tocar el piano: los dedos de la mano derecha (corazón, anular y meñique) tienen que tener mucha precisión y control para tocar las notas. Es uno de los más difíciles estudios de este compositor. ¿Les gustaría tener deberes como estos? 🧐

2. Different Trains: America, Before the War – Steve Reich

Tomamos un tren para viajar a Estados Unidos. Los trenes han inspirado mucho a compositores de todo el mundo y en esta pieza nos lo podemos imaginar moverse a velocidad.

Si tus hijos son mayores o ya han visto el tema de la Segunda Guerra Mundial, tal vez pueden hablar sobre el holocausto. Verás, Steve Reich compuso Different Trains con una idea muy particular:

La idea de la obra proviene de mi niñez. [A raíz del divorcio de mi padres], solía viajar en tren con frecuencia de Nueva York a Los Ángeles y viceversa entre 1939 y 1942. […] Si bien esos viajes eran lindos y divertidos en aquel momento, ahora miro para atrás y pienso que si hubiera estado en Europa en ese período, como judío, habría tenido que viajar en trenes muy diferentes (los del holocausto). Con esto en mente, quise hacer una obra que reflejara con precisión toda la situación.

 

«Different Trains» tiene tres movimientos. Este primer movimiento es el que corresponde a los viajes que hacía Steve Reich en Estados Unidos antes de la guerra y toma fragmentos del relato de su institutriz que lo acompañaba y de un maletero jubilado. En los siguientes escuchamos los viajes de sobrevivientes al holocausto y sus relatos de los viajes en tren que tuvieron que hacer durante la guerra. 

3. New York Counterpoint: III. Fast – Steve Reich

Seguimos de la mano de Steve Reich y paseamos por la ciudad de Nueva York. Compuesta en 1985, esta pieza es conocida por su capacidad de hacernos imaginar el movimiento casi caótico de Manhattan a la vez que podemos identificar sonidos de la ciudad que nunca duerme.

El instrumento que puedes escuchar es el clarinete, y de hecho son 10. A ver si identificas cuándo entra cada uno.

El contrapunto (counterpoint), según wikipedia es:

… una técnica de improvisación y composición musical que evalúa la relación existente entre dos o más voces independientes (polifonía) con la finalidad de obtener cierto equilibrio armónico.

El máximo exponente del contrapunto fue Johann Sebastian Bach.

4. My Home (Mi hogar) – Antonín Dvorák

¿Quieres viajar a la República Checa?  Dvorák nos lleva a su querida Bohemia con esta obertura.  

Compuesta entre 1881 y 1882, Dvorák se basó en dos canciones populares de su país, de las cuales una de ellas se convirtió posteriormente en el himno nacional de la República Checa. El resultado fue esta pieza en la que este compositor nos trata de compartir las danzas y canciones de su gente. 

Pregunta a tus chicos: si tuvieras que escoger una canción popular (como «La Cucaracha» en México) para componer música clásica, ¿cuál escogerías?

5. El (bello) Danubio Azul – Johann Strauss Jr.

Nada como imaginarnos navegar por el Danubio, recorrer Viena y de paso bailar un vals.

Este vals fue compuesto en 1866 y se convirtió en el mas famoso de todos los valses que escribió Johann Strauss Jr. (aproximadamente 400).

Pero ¿qué crees? En su estreno no gustó mucho.  Tenía coro 😯. Sin embargo, en su segunda interpretación en la Exposición Universal de París fue todo un éxito (ya sin coro) y de ahí su popularidad se extendió con una velocidad brutal. ¿A ti también te gusta?

Yo la recuerdo porque salía una parte en los dibujos animados de Candy, Candy 😂.

Abajo dirigida por Daniel Baremboin.

 

6. Los pinos de Roma – Ottorino Respighi

De Viena viajamos a Roma con esta hermosa pieza que es una de mis favoritas. Era una estudiante de universidad cuando la escuché por primera vez en la sala de conciertos Nezahualcóyotl de la Ciudad de México.

Si, con sus cuatro movimientos es una obra de más de 20 minutos. Pero bien vale la pena escucharla entera si ves que tus niños tienen interés. Si no, es suficiente con el primer movimiento en el cual casi podemos «ver» a los pajarillos revolotear por las ramas de los pinos.

Y es que cada movimiento «retrata» los pinos  en una parte de la ciudad Italiana. Es simplemente fantástica.

7. Una Odisea en Motocicleta – Jan Sandström

Cambiamos los motores y volvemos a los sonidos frenéticos de la música clásica contemporánea. Ahora el compositor sueco Jan Sandström nos sube a una motocicleta con este concierto para trombón que compuso en 1989. ¡A mis chicas les encantó escuchar cómo la orquesta hacía los sonidos de las motocicletas a toda velocidad! 🏍

Sandström dedicó esta pieza a su compatriota y virtuoso (honestamente creo que es el mejor del mundo) trombonista Christian Lindberg al cual podemos ver abajo vestido con todo y ropa de motero… roja. 😅

8. La vida breve. Danza Española no. 1 – Manuel de Falla

Nada como el sonido de las castañuelas para transportarnos a España y en esta versión la maravillosa Lucero Tena (mexicana por cierto, oriunda de Durango) hace gala de su increíble habilidad para tocarlas.

Si tus niños ven este video, cuéntales que  Lucero Tena es muy famosa: tiene 82 años, y con sus castañuelas (sus «pequeños instrumentos» como ella les llama) sigue viajando por todo el mundo (67 países nada menos) presentándose en teatros y auditorios como el Liceo de Barcelona.

«La Vida Breve» es el nombre de una ópera estrenada en 1913 en Niza, Francia (y en francés aunque su idioma original era español).

9. Una barca sobre el oceáno – Maurice Ravel

Ahora diles a tus niñ@s que es momento de imaginar que están en la playa, disfrutando de unas vistas al mar. Esta pieza del compositor francés Ravel seguro que les transportará. ¿Pueden escuchar las olas?¿El viento? ¿Cómo les hace sentir?

Es parte de la obra Miroirs (Espejos) compuesta entre 1904 y 1905, y «pinta» la imagen de una barca navegando en el mar. ¿Te la puedes imaginar?

10. Sinfonía no.4, Op. 90 (La Italiana): I. Allegro Vivace. – Félix Mendelssohn

Cerramos la playlist con la que creo que describe mejor la alegría que sentimos cuando viajamos (y que creo que muchos de nosotros echamos de menos ahora con la crisis del COVID-19).

Félix Mendelssohn compuso esta sinfonía cuando visitaba Italia durante su recorrido europeo que realizó entre 1829 y 1831.

Esto es lo que escribió a su padre:

 

¡Esto es Italia! Y ahora ha comenzado lo que siempre imaginé… sería la mayor alegría de la vida. Y me encanta. Hoy he hecho tantas cosas que ahora, al anochecer, debo descansar un poco, así que les escribo para agradecerles, queridos padres, por haberme dado toda esta alegría. 

 ¿Pueden tus chicos escuchar su alegría en este primer movimiento de su sinfonía «La Italiana»?

Playlist - Música Clásica para viajar con niños desde casa
Shares

Pin It on Pinterest