Shares

En este episodio los niños conocerán la música que escuchaban verdaderos reyes y princesas de la historia. ¿Qué escuchaba y bailaba Luis XIV? ¿Con qué himno se coronan a los reyes en Inglaterra? ¿Con qué marcha nupcial se casan las princesas?

La música clásica ha sido parte indiscutible de la vida cortesana. La nobleza contrataba compositores y músicos para amenizar ocasiones especiales, dar música a fiestas, y enseñar a sus hijos cómo tocar instrumentos. Recordemos que hasta no hace poco, la educación básica infantil de las clases altas incluía obligatoriamente el aprendizaje de un instrumento musical y tenía tanto peso como aprender idiomas o el deporte. Por lo que, los que se lo podían permitir, contrataban a un músico responsable de todo lo concerniente a la música en su propiedad.

¡Espero te guste el episodio!

 

La música clásica que escucharás en este episodio:

Shares

[0:30] Emperor Waltz de Johann strauss II

En 1889, el emperador austriaco Francisco José I (derecha en la imágen) pidió a Johann Strauss II que compusiera una pieza en ocasión de la visita del káiser alemán Guillermo II (izquierda en la imagen). Strauss compuso este hermoso vals como símbolo de la amistad de ambos reinos. El nombre, “Kaiser-Walzer” (el vals del emperador), aludía a la vanidad de ambos monarcas y era diplomáticamente correcto.

Es una pieza favorita en el Concierto de Año Nuevo que se celebra en Viena, Austria.

Shares

[02:44] Les Amants Magnifiques: Entrée d’apollon de jean baptiste lully

Al rey Luis XIV le gustaba bailar desde pequeño. Desde los 7 años tuvo clases diarias de baile con igual importancia que la esgrima o la equitación. Los pasos de baile que aprendía se convertirían en la base del ballet clásico que conocemos ahora. Además, fundó la Real Academia de Danza que se transformaría posteriormente en el Ballet de la Ópera Nacional de París. En esta imagen lo vemos con su traje de Apolo, el dios solar, el cual usaría al entrar bailando la pieza que escuchamos. De ahí le nació el sobrenombre de Luis XIV, el Rey Sol.

Cuando se hizo mayor se dió cuenta que a través de la música, la danza y los espectáculos que se creaban en su palacio de Versalles  podía impresionar a otras cortes con el esplendor de la cultura francesa. Los diplomáticos que visitaban su corte regresaban a su reino contando la magnificiencia que habían vivido. ¡Muy inteligente!

Yo no me imaginaba a Luis XIV bailar ballet…¿cómo era bailar en esa época? Encontré un video-resumen de una pelicula francesa llamada “El Rey Baila” que muestra el ensayo de uno de los bailes en el que Luis es el sol y los otros bailarines son los planetas y las estrellas girando alrededor suyo.

 

Shares

[04:06] Symphonies pour les soupers du roi  de michel richard delalande

Por supuesto, para impresionar al mundo con el esplendor de la cultura francesa, Luis XIV necesitaba la mejor música. Y para hacer la mejor música necesitaba dos cosas: la mejor orquesta y al mejor compositor, Jean Baptiste Lully.

Jean Baptiste Lully era el encargado de constituir y liderear a la mejor orquesta de ese entonces, “Los Veinticuatro Violines del Rey”. Y aunque el nombre despista, se componía no solo de violines sino de violas y violonchelos también. Los mejores músicos eran los encargados de crear la más maravillosa música para entretener al Rey y a sus invitados.

Cuando muere Lully, Luis XIV encuentra en Delalande a un digno sucesor. Esta pieza que escuchamos, de 1703, es una de las muchas que escribió para la cena del Rey.

Shares

[05:11] Concierto para flauta no.3: Allegro assai  de Federico el grande

Y viajamos a otro reino, precisamente a Prusia. Federico II lo reina, y aunque es conocido por las muchas guerras que ganó, también se le conoce por su amor a la flauta. Uno de los apodos que tiene es el de “rey músico”. Y no en valde: compuso más de 100 sonatas para la flauta además de otras obras como arias, concierto, y oberturas.

Se dice que su profesor de flauta, Johann Joachim Quantz, al ver que su pupilo desafinaba, tosía para hacerle entender que debía prestar atención. A lo que el rey dijo que debían hacer algo por la tos de su pobre profesor ^_^’.

Shares

[07:01] Música acuática  de george frideric händel

Viajamos al 17 de Julio de 1717. El Rey Jorge I, en la imagen a tu izquierda, decide hacer un viaje con su séquito en barcaza por el Támesis. Les acompañan 50 músicos con Händel al frente, tocando la hoy famosa Música Acuática. El London Daily Courant hizo una reseña muy descriptiva del evento:

…Les acompañaban muchas otras barcazas ocupadas por importantes personalidades y, tan grande era el número de embarcaciones, que cubrían todo lo ancho del río. Para los músicos se botó (una) barcaza… y en ella viajaban cincuenta instrumentistas de todo tipo, que no cesaron de tocar…las más hermosas sinfonías, compuestas expresamente para la ocasión por el señor Händel; Su Majestad quedó tan complacido que hizo repetir la ejecución tres veces en el viaje de ida y vuelta.

 

Shares

[09:05] zadok, the priest  de george frideric händel

En 1727 Händel compone varios himnos con motivo de la coronación del rey Jorge II, pero el que ha perdurado en las coronaciones posteriores es este que escuchamos, Zadok el Sacerdote. Es sin duda un himno muy dramático y no me puedo imaginar el impacto que debe tener el escucharlo en una capilla/iglesia con coro y orquesta en vivo. Debe ser hermoso.

Shares

[13:49] sonata k.380: andante commode  de domenico scarlatti

La princesa portuguesa María Bárbara de Braganza comienza sus clases con Domenico Scarlatti en 1719. Cuando ella se casa con el futuro rey Fernando VI, Scarlatti viene a vivir a Madrid bajo su protección y es donde escribe la mayoría de sus obras para teclado, en total siendo más de 500 sonatas para teclado. Junto a Scarlatti, en la corte actuaba el famoso Farinelli, cantante castrato italiano que terminó residiendo en Madrid 25 años. Con ambos y con el amor a la música de la Reina, la riqueza musical de la corte española creció en gran medida.

Aunque soy una aprendiz del mundo de la música clásica, he de decir que me han gustado mucho sus sonatas. Me parecen llenas de personalidad y de sentimiento. Para más información puedes leer este artículo.

Shares

[15:59] song without words, op.38: no.6, mwv u119  de félix mendelssohn

 Además de ser reyes y padres, la Reina Victoria y el Príncipe Alberto fueron hábiles pianistas y cantantes (de hecho, el Príncipe también compuso varias piezas) además de ser asistentes constantes de la ópera. La música sirvió como vínculo para conocerse cuando eran jóvenes y como medio para expresarse sus sentimientos. Ambos eran admiradores de Mendelssohn y conocían sus obras. Cuando éste les visitó por primera vez en el palacio Buckingham, inició una relación musical que se acabo con la muerte del compositor. Los tres disfrutaban de veladas tocando al piano y cantando. Mendelssohn, adaptó varias obras para que fueran tocadas al mismo tiempo como dúos por los monarcas. Una de ellas es la que escuchamos en el programa.

Shares

[18:40] sueño de una noche de verano, op.61: III.marcha nupcial  de félix mendelssohn

Esta hermosa marcha nupcial se tocó por primera vez en la boda de la princesa real Victoria (en la imagen a la izquierda) en 1858. Después de haber leído sobre la admiración que sentían la Reina Victoria y el Príncipe Alberto por las obras de Mendelssohn, resulta emocionante pensar que escogieron su marcha para la boda de la princesa real, y más cuando llevaba apenas una década muerto (Mendelssohn muere en 1847, seis meses después de la trágica muerte de su hermana Fanny, a la que admiraba muchísimo).

Si te gustó este episodio sobre la música que escuchaban los reyes y princesas, tal vez quieras escuchar:

libro de la semana

Un libro con mucha información por lo que lo recomiendo para niños ya mayores, que al menos sepan leer bien. El hecho de que tenga pegatinas lo hace un pasatiempo agradable para el niño interesado en la música clásica.

* Éste es un link de afiliados. Al comprar de esta forma ayudas a que siga Allegro Mágico. ¡Muchas gracias!

Video de la semana

¡Un clásico de clásicos… un viaje a la infancia de muchos de nosotros! La historia de una princesa violín y un príncipe saxofón a los que no dejan estar juntos… con un final a la Mendelssohn. <3

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest