fbpx
Shares

“Pero mamá, ¿qué es la música clásica?”

Y por nuestra cabeza, la de los padres poco conocedores de la teoría e historia musical, pasan recuerdos de música tranquila, música con violines, tal vez la voz de una soprano en el punto más emocionante de un aria (pieza musical cantada en una ópera), y sin embargo no tenemos palabras para explicar tan simple pregunta.

Hace algunos meses, me embarqué en la misión de explicar qué es la música clásica a los más pequeños y de compartírsela, porque a mí, madre de dos niñas pequeñas, ya me han hecho esa pregunta.

Lo primero que deben los niños comprender es que todos hemos escuchado música clásica muchísimas veces.

Seguro el pequeño está familiarizado con ella más de lo que crees.

¿Recuerdas a Mickey Mouse de aprendiz de mago?

¿A Aurora bailando con su principe en la película de La Bella Durmiente?

¿A Superman volando por los aires?

¿O a Darth Vader marchando con las tropas imperiales?

Sí, la música que escuchaste mientras veías esas películas es música clásica y los niños seguro la han escuchado, incluso tarareado.

De hecho, la música del aprendiz de mago y la bella durmiente son piezas que se escribieron hace más de un siglo: El aprendiz de brujo de Paul Dukas fue compuesta en 1897 y La Bella Durmiente de Tchaikovsky en 1890.

Puedes escuchar música clásica en muchos más sitios: dibujos animados, programas de TV, videojuegos, o incluso en los centros comerciales mientras tu familia realiza compras.

La música está en todas partes, pero porque ha sido parte de nosotros desde hace mucho mucho tiempo.

La música clásica tiene sus comienzos en el siglo XI.

¡Sí! ¡Hace más de 1.000 años!

La música que llamamos «clásica» nació en Europa cuando se comenzó a componer y escribir música  con una notación musical (do, re, mi, fa, etc. ).

Como te imaginarás, muchas cosas han cambiado en la música clásica desde ese entonces. Es como un paragüas enorme que abarca diferentes géneros e instrumentos.

Por ejemplo, los instrumentos que se usaban en los 1500 no son los mismos que en 1800 o que en nuestros días.

Por otra parte,  en esos pocos más de mil años, podemos escuchar a monjes cantando al unísono, cortes reales bailando al son de violines, sopranos estremeciendo a su audiencia en una ópera, orquestas tocando una sinfonía, o conciertos para pianos.

Pero, la música clásica no es cosa del pasado. No es música anticuada, ni vieja, ni pasada de moda.

La música clásica está viva: se sigue componiendo música clásica en este mismo segundo por compositores de todo el mundo. Además, la música se respira cada vez que se interpreta, aunque haya sido compuesta hace cientos de años.

 

Shares
Shares

 

Y seguro te preguntas,

¿Dónde se hace la música clásica?

Se hace, no solo en salas de conciertos, sino en casas y escuelas,  jardines, iglesias, e incluso en la calle. 

La podemos escuchar e interpretar donde se pueda llevar un instrumento de música clásica. 

 

¿Qué instrumentos hacen música clásica?

Bueno, en una orquesta, por ejemplo, puedes escuchar cuatro tipos de instrumentos, a los que llamamos “familias” por la forma en la que hacen música:

  1. instrumentos de cuerda, como el violín o el violonchelo,
  2. instrumentos de viento de madera, como la flauta o el clarinete,
  3. instrumentos de viento de metal, como la trompeta o el trombón,
  4. e instrumentos de percusión, como los timbales o cajas.

 

“Uf, eso me suena a que es muy aburrido” estás pensando.

¡Todo lo contrario! La música clásica puede llegar a ser muy divertida y sobre todo original.

¿Sabías que en una pieza musical de Tchaikovsky, la Obertura 1812, hay 16 cañonazos (si, cañonazos de cañones de guerra) escritos en la partitura?

O  ¿que se usa una máquina de escribir real en la pieza “La Máquina de Escribir” de Leroy Anderson?

Los compositores, a lo largo de estos 1,000 años, han creado piezas innovadoras, nuevos estilos y sonidos, que hacen que la música clásica cambie constantemente.

Y no solo eso, sino que la música clásica describe nuestras emociones, nuestros deseos, y el día a día en estos últimos 1.000 años.

¿Quieres imaginarte a un vaquero? Escucha a Aaron Copland y su Rodeo IV: Hoedown.

¿Cómo suena un perro persiguiendo su cola? Te lo puedes imaginar con Chopin y su Waltz Op. 64 no.1.

¿Te gustaría jugar a ser astronauta y descubrir nuevos mundos? Tienes a Richard Strauss con su Also sprach Zarathustra.  

¿Cómo suena la alegría o la libertad? Nada se compara a la Sinfonía no. 9 de Beethoven, créeme que sentirás estas emociones en tu corazón.

¿Por qué no las escuchas? Puedes escuchar estas y otras sugerencias en nuestra playlist de Spotify.

Mientras más escuches de música clásica, más fácil será para ti identificar periodos, compositores, instrumentos…. y por supuesto, podrás saber cuál te gusta. 

¿Te gusta el sonido de la orquesta? Tal vez ¿prefieres el piano? ¿Eres más de música del Romántico que del Barroco? 

 

Para terminar, ¿te gustaría ver cómo hacen la música de la película Frozen? Puedes verlo en el siguiente video. Tal vez te soprenda ver que incluso la música de las películas se hace con instrumentos de música clásica.

¡Que lo disfrutes y hasta la próxima!

Shares

2 Comentarios

  1. Lou | Incitando a Crecer
    Shares

    Es una pregunta que no es fácil de responder, desde luego.
    Yo suelo plantearlo también así:
    No hay nadie a quien no le gusta la música clásica; puede que lo piensen, puede que lo digan, pero no es verdad. Como dices, es tan amplia, tan variada y está en todas partes, ¡seguro que te gusta algo de música clásica y no te has dado cuenta!

    Responder
    • AM
      Shares

      ¡Toda la razón!Creo que si no tenemos cuidado, etiquetamos la música clásica como aburrida. Pero como dices, seguro te gusta!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

close

Disfruta de juegos musicales en familia.

PDF Actividades Musicales para niños