Shares

Es 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. 

Creo que uno de los factores primordiales en el logro de la “igualdad” de género es la educación y la visibilidad de mujeres que que con sus logros inspiran tanto a chicos y chicas. Para crear “chicos feministas” hay que mostrarles el valor que tenemos las mujeres en todos los ámbitos profesionales. 

A continuación mi selección de tres mujeres que me sorprendieron y me inspiraron. 

Clara Schumann – Compositor

Hablar de Clara Schumann es hablar de una de las mejores pianistas que han existido. Vivió de 1819 a 1896. Murió de un ataque al corazón con 76 años de edad. He leído sobre ella y me llamó la atención lo valiente que fue: tuvo un padre obsesivo con su carrera como pianista, su marido (Robert Schumann) murió de una enfermedad mental, fue el sostén económico de su gran familia (8 hijos y nietos), pianista concertista que hacía largas giras, administradora de las finanzas y de la gestión de su hogar. Fue una mujer contemporánea en el siglo XIX. Fue exitosa, famosa, querida, amada, valorada. Fue también compositora, aunque lo dejó por que tenía prioridades: o se enfocaba en su familia y carrera como pianista, o escribía. No pudo hacerlo todo: como toda mujer actual, tuvo que dejar algo por un tiempo. 

“Alguna vez creí que tenía talento creativo, pero he renunciado a esta idea; una mujer no debe desear componer. Ninguna ha sido capaz de hacerlo, así que ¿por qué podría esperarlo yo?.”

Sobre la música de Clara Schumann que vas a escuchar en la playlist:

  • Piano Concerto Op. 7: Lo escribió cuando tenía entre trece y diecisiete años. 
  • Trois Romances Op.21: Clara en principio lo dedicó a Johannes Brahms, amigo de la familia, pero después cambió su dedicatoria a su marido quien estaba internado en el asilo. Ella explica en su diario que se encontraba tan triste cuando lo compuso que no creía que fuera adecuado como regalo de cumpleaños. 
  • Trio Op. 17: considerada una de sus obras maestras. 

Emmanuelle Haïm – Directora de Orquesta

Emmanuelle Haïm nació en 1962 en París, Francia. La pequeña Emmanuelle inició sus estudios musicales muy pronto e incluso se interesó por la danza, pero le diagnosticaron una curvatura en la espina dorsal que le impediría bailar profesionalmente. Por lo que se enfocó a la música, y a los  9 o 10 años ya sabía que quería ser directora. Estudió en el conservatorio de París durante 13 años, donde pasó del piano al órgano y después al clave. Y poco a poco se fue haciendo un renombre como intérprete de instrumentos de teclado. 

Un día, la recomendaron como asistente de dirección al reconocido director de orquesta Sir Simon Rattle. Fue a partir de aquí que su vida la llevó a la dirección de orquestas. 

El año 2000 significó un gran cambio para Emmanuelle. Decide ir a por todo como directora de orquesta al formar su propia agrupación: “Le Concert D’Astrée”. Se especializa en la música del periodo barroco, grabando discos de obras de Händel, Monteverdi, Bach, Purcell, entre otros muchos compositores. 

“No entiendo que algunas personas piensen que una mujer no puede dirigir; siempre lo hemos tenido más difícil”

Viaja con su agrupación por todo el mundo dando conciertos, pero lo que más me gustó de ella fue su extensa labor de educación musical a niños en la que apuesta por una educación horizontal en la que la música barroca permite absorber conocimientos de historia, la pintura, la arquitectura, el deporte, o las ciencias.  

“La educación y la cultura son los cimientos de nuestra sociedad … La música no es una cuestión de conocimiento, incluso si puede traer otro nivel de lectura. Es sobre todo la emoción que provoca, que es la piedra angular del apetito por el arte y la cultura en general.

Sobre todo, debemos aceptar que nos conmuevan, nos toquen, acepten un sentimiento que nos hace ser seres humanos vivos.”

Sobre la música interpretada por Emmanuelle Haïm que vas a escuchar.

  • Dido y Eneas, “When I am laid in earth” – Henry Purcell. También conocida como “El Lamento de Dido” , Dido canta tristemente sobre su destino, la muerte, y sobre lo que quiere que ocurra una vez entierren su cuerpo. Es interpretada todos los años en “Remembrance Sunday”, un domingo en el que el Reino Unido recuerda a todos aquellos que sirvieron en las dos Guerras Mundiales y posteriores conflictos. 
  • Messiah, “Hallellujah” – Händel. El coro más majestuoso de la obra de Händel en la que relata la vida de Jesús. 
  • Tambourins, de la Ópera Dárdanus de Jean-Phillippe Rameau. La ópera es considerada la mejor música de este compositor. Fue estrenada en 1739 en París. 
  • “Come, Ye Sons of Art: Sound the trumpet”. Henry Purcell. Es una de las odas que escribió Purcell por el cumpleaños 32 de la reina María II. Es uno de los dúos más famosos del barroco. 
  • Magnificat, BWV. 243: No. 12: Coro “Magnificat anima mea”,  de Johann Sebastian Bach. Música coral religiosa, relacionada con la Natividad, publicada en 1733. 

Anna Netrebko – Cantante de ópera, soprano

Nacida en 1971 en Rusia, Anna Netrebko es conocida por su historia “cenicienta”: una chica que con 16 años trabajaba limpiando el Teatro Mariinsky de San Petersburgo mientras estudia canto en el conservatorio. Esperaba una oportunidad para demostrar su valía, y esa oportunidad le llega cuando realiza una audición y Valery Gergiev, uno de los mejores directores del mundo, reconoce su talento. De ahí, subió al estrellato, sí, pero trabajando duro, escogiendo sus papeles de acuerdo a su voz, a las exigencias físicas del rol, y tomando riesgos. Para la década de 2010, era ya considerada “La Diva” actual de la ópera. Y actualmente, es considerada la mejor soprano del siglo XXI. 

Sobre su hijo, Tiago:

“Es muy feliz, no se preocupe, todo mi tiempo libre se lo dedico a él, ni cines, ni lecturas, algunas salidas a restaurantes, vale, pero le llevamos con nosotros”.

Sobre su carrera:

“Cuando escucho ese término, diva, pienso en Edita Gruberova, en Montserrat Caballé, el resto, nosotras, somos sencillamente cantantes”.

Sobre su personalidad guerrera: “De lo contrario, en este mundo, te hunden”

Sobre lo que vas a escuchar de la soprano Anna Netrebko. 

  • “O mio bambino caro” de la ópera “Gianni Schicchi” del compositor Puccini. La canta el personaje de Lauretta en la que le pide a su padre que le deje seguir su relación con Rinuccio, el hombre a quien ella ama. 
  • “Sempre Libera” de la ópera La Traviata de Verdi. Una de las piezas más populares del repertorio lírico. La canta el personaje de Violeta que dice que quiere ser libre pero en el fondo desea encontrar el amor. 
  • “Un bel dì vedremo” de la ópera Madama Butterfly  de Puccini. La canta Madama Butterfly cuando desea y se imagina el regreso en barco de su gran amor. 
  • “Bacarolle” de la ópera Les Contes d’Hoffmann de Jacques Offenbach. Es la pieza más popular de esta ópera, en la que Giuletta y Nicklausse cantan sobre la noche y el amor. 

 

Esta fue mi corta selección de mujeres de la música clásica que creo deberíamos conocer todos. ¿Crees que alguna otra mujer debería estar en la lista? Nos lo puedes contar abajo en los comentarios.

Pin It on Pinterest